Polen

El polen es un complemento dietético con propiedades nutritivas, energéticas y metabólicas muy interesantes.  
 
Nuestro polen se recoge desde abril-mayo a agosto-septiembre, nuestras abejas aprovechan en cada época las plantas en floración. Desde los brezos, los robles, la zarzamora, los castaños, los tojos entre otros y sin olvidar los granos de pequeñas plantas silvestres. Por ello el polen difiere en colores y sabores, así como en propiedades que nos aportan los principios activos de cada una de las plantas que lo componen, y es que en el polen cuanta más diversidad de colores, más propiedades de diversas plantas, unidas a sus propiedades en general:
  • Revitalizante general: eleva las tasas de hemoglobina en sangre. Indicado en la recuperación de anemias.
  • Falta de apetito: el polen aumenta el apetito.
  • Acción reguladora de las funciones intestinales.
  • Función desintoxicante del organismo.
Por su contenido en proteínas el polen es el complemento dietético ideal para personas vegetarianas, deportistas y personas mayores. 

¿Cómo se toma el polen?  
Sólo, con yogurt, disuelto en leche o agua, en ensalada, con miel... pero cómo más efectivo será es tomándolo de manera continua creando un hábito y manteniéndolo.
Las tomas pueden ir desde media cucharadita para los niños, a partir del año, hasta tres completas para adultos durante el día, mejor fuera de las comidas., solas o ingeridas con alimentos que también contengan encimas y nutrientes vivos, como yogurt o zumo de frutas recién hecho.
En el caso del polen seco, es aconsejable disolverlo bien, o masticarlo, para obtener todos los nutrientes de cada grano. La única limitación es no tomarlo con líquidos muy calientes, ya que las altas temperaturas (más de 60ºC) provocan la pérdida de propiedades.
 
La composición del polen: agua (variable si es polen seco o fresco), 35% de hidratos de carbono, 5% de grasa no saturada y 35% de proteínas.
Gran parte de estas proteínas están en forma de aminoácidos libres, y aquí se encuentra lo sorprendente del polen; contiene todos los aminoácidos esenciales.
También contiene vitaminas (A, D, E, C y todas las del grupo B) minerales y oligoelementos, encimas y sustancias antibióticas que aumentan su poder terapéutico.
Más cosas sobre el polen
  • La miel contiene trazas de polen.
  • El polen contiene principios activos de las plantas de las que procede, por tanto, cuánto más colorido mejor.
  • El polen fresco sabe mejor y conserva intactas todas sus propiedades, se conserva varias semanas en la nevera y más tiempo congelado.
  • Da buenos resultados en problemas de la menstruación o trastornos de la menopausia asociados a inflamaciones de estos tejidos, así como de la próstata y de las vías respiratorias.
  • Puede tener efectos beneficiosos sobre el sistema nervioso, aumentando la concentración, la memoria y la motivación en general, siendo especialmente apropiado para los mayores.
  • Las personas alérgica al polen no tiene de qué preocuparse, ya que el polen procesado por las abejas no provoca la misma reacción.
  • Un remedio universal: previene desde la caída del cabello, hasta el reumatismo y la artritis, y también la gripe, generando una barrera ante los gérmenes.
  • La clave está en la constancia. No se trata de ningún producto milagroso ni cura nada de repente, sino más bien de una aportación extra para el cuidado de la salud.